Por la escuela del hacer

Autores/as

  • François Dubet Universidad de Bordeaux
  • Luciano Souto Traductor

Resumen

Con la masificación de las escuelas que ha ampliado el acceso a los estudios, aunque sin por ello reducido la desigualdad del éxito académico, la escuela se ha convertido en una máquina clasificadora tan implacable que los diplomas juegan un papel decisivo en el acceso a la educación y al empleo. Uno de los principales riesgos inducidos por esta evolución es el de reducir las culturas escolares y los aprendizajes a esta función de clasificación. Razonablemente, la mayoría de los estudiantes aprenden para alcanzar el éxito sin adherirse profundamente a las culturas escolares. Entonces, ¿qué debe uno aprender? Por supuesto, coincidiremos en la necesidad de proporcionar a todos los estudiantes los conocimientos básicos. Pero la reflexión sobre los programas es necesariamente limitada en la medida en que cada disciplina defiende su programa y en que el programa envejece más rápido que el conocimiento. Por lo tanto, debemos cambiar nuestra forma de pensar, considerando que los conocimientos útiles para las sociedades y los individuos son los que quedan después de que los estudiantes terminan la escuela. Para lograr este objetivo, los estudiantes deben hacer algo en la escuela. No basta con que aprendan ciencia o literatura, tienen que hacer experimentos científicos, tienen que escribir, tienen que montar obras de teatro, tienen que hacer deporte, tienen que construir Fab Labs, etc. Las cosas que hacemos son las que quedan en el aprendizaje, en las habilidades y en las memorias. Si bien el conocimiento está actualmente disponible en todas partes gracias a las pantallas, el aula debería ser el lugar donde los estudiantes hacen algo, producen, experimentan, aplican sus capacidades intelectuales y sociales. La función de clasificación no cesará, pero todos habrán aprendido a interactuar con los demás. Evidentemente, se trata de una revolución cultural y sabemos que son las más largas y más difíciles de lograr.

Palabras clave:

aprendizaje, cultura escolar, programas escolares