Normas Éticas

TEATRO compromete el resguardo de criterios éticos con el objeto de avalar las buenas prácticas en el contexto de la investigación disciplinar y/o multidisciplinar.

En esta línea, queda definida la prohibición de plagios y autoplagios y apropiación de contenidos asociados a proyectos o instancias de investigación desarrolladas por otros/as investigadores/as, junto con suscribir el compromiso estricto con la calidad y originalidad de las contribuciones.

Los editores de TEATRO son responsables de mantener altos estándares de calidad y mantener la confidencialidad en el proceso de revisión de pares (doble arbitraje ciego); cuidar la información proporcionada por los autores y evaluar de manera objetiva los aportes que lleguen en cada número; son, al mismo tiempo, los primeros revisores para la posterior evaluación externa de estos aportes.

Los y las autores/as, por su parte, son responsables de la integridad y propiedad de sus aportes. El envío de un escrito a la Revista TEATRO implica que el/la autor/a declara haber leído y respetado las normas éticas de la Revista. En el caso de los y las evaluadores/as, estos deben cumplir con el máximo de confidencialidad respecto de la información que reciben y que forma parte del proceso de revisión por pares. Por lo mismo, deben notificar a los editores en caso de observar errores formales o de contenido en los trabajos que evalúen.

Las faltas a estas normas éticas que fueran detectadas por los/as evaluadores/as o por el Equipo Editorial de la Revista podrán implicar, previo derecho a descargos de el/la autor/a, el rechazo del escrito y otras medidas que el Equipo Editorial considere pertinentes.